Manzanilla y anís

Manzanilla y anís

Es hora de mantenerse informado, de recibir nuevos consejos e información sobre el valor que nos aporta la naturaleza y cómo darle provecho a esos elementos naturales que conocemos de vista y olfato o vemos en el mercado, pero no estamos muy seguros de como utilizar o cuales son sus beneficios o contraindicaciones.

En el correo de manzanillo de hoy, le daremos un vistazo cercano a la manzanilla y el anís, algunas de sus presentaciones y usos más populares y otras no tan conocidas, sus beneficios y recetas para sacarles el mejor provecho y conseguir desde la piel más reluciente hasta el más dulce de los sueños.

Y como nada en exceso es bueno y absolutamente todo, por bueno que sea conlleva algún aspecto negativo, también exploraremos sus contraindicaciones, para qué casos no se recomiendan o bajo qué circunstancias puede considerarse dañina la manzanilla y el anís y en cuales de sus presentaciones específicamente.

Espero que disfruten del correo de manzanillo de este día, les sea de provecho y le saquen el jugo a la información aquí suministrada para que disfruten todos estos beneficios sin sufrir los daños colaterales que acarrean estos regalos de la naturaleza.

Aceituna manzanilla

Primero encontramos la aceituna manzanilla, que es básicamente un tipo de aceituna de mesa que es cultivada principalmente en Sevilla y Huelva donde es llamada también aceituna manzanilla sevillana, y en Extremadura donde suele conocerse somo aceituna manzanilla cacereña.

Este pequeño fruto es actualmente cosechado a nivel mundial, pero de manera más industrializada y poco tradicional en países como Argentina, Australia, Estados Unidos, Israel y Portugal.

Es usada generalmente como aperitivo a modo de aceituna de mesa y no es muy común encontrar aceites de este tipo, sin embargo, pueden conseguirse de gran calidad y con excelentes sabores y aromas, a pesar de ser un poco difíciles de encontrar.

El aceite de oliva procedente de la aceituna manzanillo se presenta en un color verde acentuado y brillante, y su sabor es equilibrado entre la amargura, dulzor y picante. Es sumamente aromático y puede diferenciarse en él notas de olor procedentes a manzana, macedonia, plátano maduro y tomatera; y es utilizado para fritos y pescados fuertes como el bacalao, y como aliño de ensaladas mixtas o verdes.

Podemos encontrarla en combinaciones deliciosas como aceituna manzanilla sabor a anchoa, cuya textura, cuerpo y sabor la han convertido en una de las más populares del mercado europeo en lo que a aceitunas de mesa respecta.

Diversos mercados artesanales ofrecen sus ventas online para llevarlas hasta tu mesa con una selección de frutos y anchoas de calidad que aseguran, en el primer bocado, que te arrepientas de haber ordenado solo un frasco.

Té de manzanilla

Otra variable o presentación muy conocida de la manzanilla, es el té.

Este, puede prepararse en base a las flores naturales o adquiriendo las típicas bolsitas que conseguimos en el mercado.

Su elaboración en casa es realmente sencilla. Simplemente, calentamos agua hasta el punto de ebullición, posteriormente añadimos las bolsitas o hierbas y luego, lo dejamos reposar de 3 a 5 minutos mientras la manzanilla impregna el agua.

Por otro lado, puedes consumirlo en forma de té helado simplemente obviando el paso de hervir el agua y añadiendo algunos cubos de hielo o granizado a la mezcla una vez impregnada.

El anís

Es otra planta medicinal trascendental aun utilizada en el siglo XXI debido a sus propiedades relajantes y curativas.

Es mayormente consumido a modo de infusión, preparado del mismo modo que el té de manzanilla.

Pero podemos encontrarle también como esencia sustraída directamente de la planta, que suele consumirse en cantidades menores a cuatro gotas disueltas en una cucharada de azúcar posterior a la comida.

Como tintura, cuya preparación toma alrededor de diez días y es preparada con alcohol 70°, se filtra y conserva en frascos de vidrio y se conserva a temperatura ambiente para ser administrado a través de un gotero.

Y a modo de licor, considerado una bebida tradicional española obtenida a partir de destilación simple o maceración.

¡Júntalos y ve maravillas!

Preparar una infusión de ambas puede traer beneficios geniales. Una cucharada y media de flores de manzanilla -o una bolsita-, una cucharada de anís estrellado y una taza de agua hervida tomada en cualquier momento del día, garantiza una disminución notoria de gases y eructos, un combate delicioso contra cólicos intestinales, un alivio seguro a nauseas y vómitos, el estímulo perfecto a la función hepática y biliar, acelerando el tránsito intestinal y facilitando la digestión, y alivio de la ansiedad, lo que deriva en evitar el consumo de alimentos compulsivamente buscando calmar este trastorno.

Además, estimula el ciclo menstrual aliviando el dolor de esos días, relaja los músculos gracias los componentes sedantes de la manzanilla y el anís, contribuye a calmar los espasmos musculares, beneficia el sistema circulatorio y reduce las posibilidades de padecer problemas cardiovasculares, reduce el colesterol, y puede utilizarse en compresas frías o calientes como antiinflamatorio tópico u ocular y como tratamiento de orzuelos.

Beneficios y usos

El té de manzanilla y anís para adelgazar.

Este es uno de los usos más buscados, ya que ambas hierbas son antiinflamatorias y antibacterianas y por ende, poseen enormes ventajas digestivas que incluye evitar la absorción de elementos no deseados por el organismo, al tiempo que aligeran los dolores estomacales, la diarrea, los gases e incluso, el anís como purgante usando los granos mezclados con agua.

El té de manzanilla y anís para dormir

Ambos ofrecen la posibilidad de una noche tranquila y serena debido a que contribuyen a relajar los músculos y calmar la ansiedad, alivian el insomnio y el estrés funcionando como calmantes naturales utilizados para tratar el nerviosismo y los sentimientos de miedo, fatiga y ataques de pánico.

Una taza de té de manzanilla antes de dormir o un té a base de frutos de anís secos por el día, propiciarán una jornada relajada y sin estrés, evitando que el entorno nos consuma como de costumbre y nos deje con incómodos tics nerviosos a la hora de dormir.

Contraindicaciones del té de manzanilla con anís

Como nada en exceso es bueno para nuestro organismo, el consumo excesivo o prolongado de este tipo de infusiones puede producir efectos negativos e incluso totalmente opuestos a los que buscamos en principio.

Puede producir irritabilidad digestiva y por consecuencia, vómitos, náuseas y mareos.

Si consideras que tu piel entra en el tipo de hipersensible, quizás recoger las flores directamente del campo no sea un buen plan, ya que sus esporas podrían producir dermatitis al contacto con una piel de este tipo.

Puede generar, más allá de un efecto relajante, uno depresivo si se mezcla con alcohol y tener efectos secundarios por sí sola al ser ingerida por personas alérgicas.

No debe ser consumido con cualquier fármaco encontrado en el mercado, ya que puede generar interacciones y daños a nivel cardiaco, respiratorio o renal de este modo. Por ello no es aconsejable consumirlo si se encuentra bajo tratamiento médico.

En caso de embarazo, no es para nada recomendable su ingesta progresiva, ya que posee componentes dañinos para el feto y tóxicos para los niños en edad de lactancia.

En general, lo ideal es no mantener un uso prolongado o excesivo de ningún componente por natural o saludable que sea, porque eso puede conllevar a obtener resultados negativos en nuestro cuerpo, además de siempre correr el riesgo de adicción a alguno de los componentes ingeridos.

La manzanilla y los perros

Por otro lado, las propiedades del té de manzanilla simple no son solo beneficiosas y curativas para el ser humano, también se ha demostrado que, algunos de sus usos son realmente útiles para tratar algunos de los problemas más comunes padecidos por las mascotas.

Por ejemplo, si tu perro está transitando por un obvio problema de indigestión, lo notas incómodo o intranquilo, ha vomitado, o tiene flatulencias que hasta a él lo espantan, y notas su panza un poco inflamada, un poco de agua de manzanilla puede ser la cura que esperabas. Dársela a modo de gotero o caldo caliente lo relajará en unos minutos tal como lo hace contigo.

Para sus nervios y ansiedad es ideal. Si sabes que se anuncia una tormenta eléctrica, algún evento que incluye fuegos pirotécnicos, o la criaturita acaba de pasar por un susto fuerte y no logra sacudirse la ansiedad, las facultades sedantes de la manzanilla lo mantendrán más tranquilo y contribuirán a que mantenga la calma durante el evento en cuestión.

La manzanilla también es recomendada para los perros con pieles sensibles o irritadas. Si tu perro sufrió alguna reacción alérgica, bien por un shampoo, alimento o planta que entró en contacto con él, o algún piquete de insecto que generó hinchazón, comezón o dolor, puedes colocarle compresas de manzanilla fría en la zona para aliviar su malestar externo.

En caso de que notes exceso de lagañas en los ojos de tu animalito, irritación o presencia de conjuntivitis, puedes limpiar esas molestas secreciones que le causan picazón, incomodidad y estrés con un té frío bien filtrado y un gotero puede mejorar la situación.

También es utilizado como desparasitante interno. En caso de que el perro en cuestión tenga gusanos estomacales, darle té de manzanilla pueden complementar el tratamiento médico para conseguir resultados con mayor rapidez y efectividad.

Por último, volvamos al anís.

Y es que no te he contado los beneficios que tiene su semilla por sí sola.

Además de favorecer la expulsión de gases del sistema digestivo y reducir la hinchazón abdominal, alguna de las otras características que se le atribuyen incluyen contribuir con la mejora de la digestión por medio de la estimulación de secreciones estomacales, es utilizado como estimulante natural ya que, sumado a lo anterior, reduce la retención de líquidos, eliminando mayor cantidad de toxinas y tomando lugar como un diurético natural.

Se recomienda su consumo para personas que padecen pérdida de apetito y dispepsia hiposecretosa, posee propiedades antiespasmódicas tales que ayudan a aliviar los dolores producto de cólicos intestinales, colabora con la disminución de la tos persistente, con la eliminación de la mucosidad del tracto digestivo, de la bronquitis y el asma.

Por si fuera poco, es utilizada para estimular la menstruación, ayuda a reducir dolores reumáticos y es utilizado para aliviar infecciones dérmicas, ¡incluido el acné!

¡Sí! Con untar un poco de aceite de anís en las zonas afectadas por esta malvada aparición, conseguirás reducirla al punto de desaparecerla por completo. Incluso si no eres fan de los aceites y cremas, puedes preparar una infusión combinada de partes iguales de diente de león, hinojo, trinitaria y anís, y de esta mezcla, añades solo una cucharada a un litro de agua hirviendo y toma un vaso en la mañana y otro por la tarde durante tres semanas para que notes el cambio en la piel.

Pues bien, ya casi hemos llegado al final, pero hemos guardado lo mejor para este momento. El botox natural. Uno de los últimos usos que la sociedad le ha dado al anís y que parece reducir las arrugas casi por completo.

Con hacer esta mascarilla una vez por semana, verás los cambios evidenciarse en pocas semanas. Coloca las semillas de anís en un recipiente, vacíale una taza de agua hirviendo y tápala hasta que esté a temperatura ambiente. Cuando esto pase, toma un algodón y aplícalo en forma de toques ascendentes desde el cuello y a lo largo del rostro, como si fuera una crema cualquiera, con la diferencia de que esta, no se debe enjuagar.

Los beneficios de los elementos de la naturaleza son muchos, y son aun mejores los resultados cuando tomas la opción recién cosechada y sin procesar, que cuando eliges alguna con químicos, conservantes o aditivos. En el caso de lo natural, siempre tienes menos posibilidades de sufrir efectos secundarios o estafas por parte de la industria estética.

Tanto la manzanilla como el anís son conocidos desde la época de nuestros abuelos, y siguen en pie haciéndole frente a la revolución de los químicos porque funcionan.

Te invito entonces a que los pruebes, no tengas miedo de tomarte un té de vez en cuando o probar alguna mascarilla natural, después de todo, lo peor que puede pasar es que dejes un desastre en la cocina, ¿no crees?