La cara oculta de la obiesidad


Los expertos advierten: el sobrepeso puede acarrear problemas serios para la salud. Algunos los conocíamos como la diabetes. Pero ademas, se confirma que la obesidad se relaciona con algunos tipos de cáncer.

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifuncional y prevenible. La Organización Mundial de la Salud (OMS) diferencia entre obesidad y sobrepeso, aunque ambas tienen en común la acumulación anormal o excesiva de grasa que acarrea riesgos para la salud.

MÁS CÁNCERES ASOCIADOS

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC acaba de realizar una nueva evaluación sobre los factores de riesgo asociados al cáncer y ha identificado ocho tipos de cáncer adicionales relacionados con la obesidad y el sobrepeso. Así, señalan que en los adultos no se puede descartar la relación entre el exceso de grasa y los tumores en el estómago, hígado, vesícula, páncreas, osario y tiroides, así como meningioma y mieloma múltiple. Por otra parte, según un estudio realizado por el National Carecer Institute (NCI) de Estados Unidas, en 2007 “cerca de 34.000 casos nuevos de cáncer en los hombres (4 %) y 50.500 en las mujeres (7 %) se debían a la obesidad”. Dicho estudio calculaba que en 2030 “se llegará a casi 500.000 usos adicionales de cáncer en los Estados Unidos” por esta causa y que solo con que las personas con sobrepeso adelgazaran entre 2 y 5 kilos se reduciría esa previsión en más de 100.000 casos.

CÓMO SABER SI SE ES OBESO

La forma más simple para medir el exceso de peso es calcular en índice de masa corporal (IMC): el peso en kilos dividido por la talla en metros al cuadrado. Si el resultado está entre 18,5 y 25, la OMS considera el peso como normal. De 25 a 30, sobre-peso; de 30 a 35, obesidad tipo 1; de 35 a 40, obesidad tipo 2 y por encima de 40 obesidad tipo 3, extrema o mórbida. El presidente de la Sociedad Valenciana de Endocrinóloga, Diabetes y Nutrición, Carlos Morillas, explica que la “distribución central de la grasa es muy sintomática del grado de sobrepeso”. Por eso, aunque el IMC es la fórmula más exacta para medir la obesidad, “la medida de la cintura a nivel del ombligo (soltando aire) nos muestra de manera clan cómo se distribuye la grasa” La cintura de la mujer, explica, “no debe rebasar los 80 cm y por encima de 88 se considera preocupante”, mientras que un hombre, añade, “estas cifras suben a 94 y 102, respectivamente”.

LAS CIFRAS EN ESPAÑA

Nuestro pais está entre los diez primeros del mundo en tasa de obesos y es el segun-do de Europa. Según un informe publicado este año por TIze Economist, “e117 % de la población española sufre obesidad” mientras que más del 50 % presenta sobre-peso. Las cifras no se alejan demasiado de las de Estados Unidos, de cuya población nos diferencia que los obesos en España son principalmente de tipo 1 (IMC de 30 a 35) mientras que allí se disparan los ca-sos de obesidad mórbida (IMC superior a 40). Además, el estudio concluye que de los dos millones de pacientes obesos que hay en nuestro país, solo 7.000 (0,03 %) se someten a cirugía bariátrica por falta de presupuesto, ya que los gastos sanitarios en torno a la obesidad son del 7 %.

DIABETES, DEPRESIÓN…

Los últimos estudios revelan que solo un 10 % de los obesos no presentan problemas cardiovasculares. Según el doctor Morillas, “la obesidad acarrea problemas cardiovasculares o artoarticulares y está relacionada con varios tipos de cáncer (como hemos visto) y con la diabetes tipo 2”. Según diferentes estudios, la mortali-dad aumenta en un 30 % entre adultos de 40 a 70 años con sobrepeso y, de acuer-do con la American Heart Association (AHA), “los adolescentes obesos tienen más posibilidades de padecer un paro cardíaco antes de los 35 años” que los jóvenes con un IMC normal. Además, cada vez más estudios avalan la relación causa-efecto entre obesidad y de-presión. Así lo publicaba la revista Archives of General Psychiatry en 2010 y concluía que “el riesgo de padecer depresión es un 55 % mayor en las personas obesas, mientras que el riesgo de obesidad aumenta en un 58 % entre quienes tienen depresión”. ¿Y LOS NIÑOS? Las cifras en torno ala obesidad infantil no son nada alentadoras, pero tampoco están exentas de polémica: según el estudio de The Earnomisttitulado “Cómo hacer frente a la obesidad en España”, uno de cada diez niños españoles tiene sobrepeso. Para los pequeños no se aplica el IMC, sino los percentiles, es decir, la relación peso/talla. “El problema de los percentiles -explica Morillas- es que usamos baremos de los 70, y dada la prevalencia de niños obesos en España, son datos sobre-dimensionados. Un percentil 90 en España es de niño obeso”. Pero, según el Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría, hay que medir otros factores como los antecedentes familiares o la morfología del niño, y con-duye que “el objetivo fundamental del tra-tamiento de la obesidad se centra en lograr el peso ideal para la talla, manteniendo los aportes nutricionales necesarios para no interferir en el crecimiento”.

   

log in

reset password

Back to
log in