¿La forma en que andamos afecta al ánimo?


Es conocido que el que nos sintamos tristes o alegres es algo que se refleja en el rostro, así como también en la forma en la que caminamos. Pero este proceso también funciona a la inversa, ya que el lenguaje corporal y las emociones se influyen mutuamente. Así, controlando la manera en la que caminamos podemos actuar sobre nuestro estado de ánimo y favorecer que en nosotros predominen los pensamientos positivos o los negativos. Alégrate el día. Siguiendo esta teoría, cuando te sien-tas desanimada, prueba a andar con la espalda erguida, los hombros hacia atrás y balanceando los brazos con energía como sueles hacer cuando te sientes alegre. Sin darte cuenta, eso hará que te sientas mejor.

   

log in

reset password

Back to
log in