¿Por qué se critica a las mujeres que no tienen pareja?


«¡Te vas a quedar para vestir santos!».

Hasta hace unas décadas, esa era la premonición más negra que se le podía hacer a una joven. Pero las cosas, por fortuna, han cambiado: actualmente hay muchas personas viviendo solas (en España, según el Instituto Nacional de Estadística, el 25% de los hogares está formado por un solo miembro). De todas ellas hablan dos libros que acaban de causar una verdadera revolución.

Uno es Solterona, de Kate Bolich, en el que asegura que estar sola no solo no es un fracaso, sino que supone una evolución natural de la lucha por la independencia femenina. El otro es All the single ladies (Todas las mujeres capturesolteras), de Rebecca Traister, una de las voces más destacadas del movimiento feminista en EEUU, que vaticina una verdadera revolución social protagonizada por el colectivo de todas las singles que ya no dependen para nada de los hombres, mujeres para quienes la vida en pareja no es una meta y compensan la cama vacía con el éxito profesional. En el lado contrario están quienes opinan que a las mujeres la soledad les pesa, principalmente a medida que pasan los años. Sobre ello debaten la actriz y directora de teatro Blanca Oteyza y la escritora Paloma Bravo, que acaba de publicar la novela Solos (ed. Alfabia).

YO DONA ¿Se sigue mirando con cierta lástima a la mujer que no tiene pareja?

Paloma Bravo No, todo lo contrario, ahora se piensa que son señoras más fuertes que el resto, que tienen arrestos para manejar su vida sin depender de una pareja. Pero, a la vez, la sociedad suele colgarles la etiqueta de egoístas, parece que no quisieran compartir con otra persona. Y yo, sinceramente, pienso que sucede todo lo contrario: hay que ser muy fuerte para luchar en casa con tus demonios y no echar la culpa a nadie de lo que te sucede.

Blanca Oteyza Cuando una mujer llega a una determinada edad y no está emparejada consideras, aunque sea de manera inconsciente, que oculta alguna rareza. Pero no me parece patrimonio solo nuestro, también a ellos los tomamos por extraños. ¿Se las considera fracasadas?

Blanca En cierta medida, porque muchas de las señoras que hoy viven solas no lo hacen de forma voluntaria, han llegado a ese punto porque se han divorciado o no han logrado encontrar un compañero.

Paloma La persona que no tiene hoy en día una pareja es porque no la desea. Existen multitud de vías para encontrarla, pero también depende de las concesiones que estés dispuesta a hacer. Cada vez se piensa más en una misma y en que el que esté a tu lado te sume, no te reste.

Blanca En España resulta bastante difícil que una no tenga una pareja por voluntad propia porque somos una sociedad muy poco individualista. En Estados Unidos los chavales se independizan cuando se van a la universidad y las familias se reúnen el día de Acción de Gracias y poco más, están preparados para no cimentar toda su vida en la familia. Aquí es al contrario, los que viven solos han tomado la decisión porque la vida les ha conducido por ese camino, no porque lo hayan elegido.

Paloma Pero eso está cambiando a pasos agigantados. Solo noto cierto nerviosismo en las mujeres que se acercan a los 40 años, desean tener hijos y buscan al padre de sus retoños. Y, a falta de candidatos, se multiplican entonces las familias monoparentales. ¿Se mide con el mismo rasero a los ‘singles’ de ambos géneros?

Paloma No. Aunque las mujeres manejamos mejor la soledad, el entorno trata de emparejar más a las chicas. A ellos les dejan tranquilos.

Blanca Me parece que la diferencia no la marca el género sino la cantidad de relaciones por las que hayas pasado. Si has convivido con varias parejas y finalmente has apostado por la soledad, se tolera, pero si no has tenido experiencias, te miran como a un bicho raro.

Paloma Y en los últimos tiempos se ha producido también un cambio importante en este ámbito. Antes los hombres se separaban para estar con otra mujer, mientras que nosotras lo hacíamos con el objetivo de estar solas. Ahora ambos dejamos a la pareja para volar libres. Pero ¿vivir sola sigue siendo una rareza? ¿Continúa imponiéndose la vida en pareja?

Blanca No tienes más que ver cómo las viudas cogen el timón de su vida cuando pierden al cónyuge mientras ellos se emparejan rápidamente porque no soportan la soledad. De todas formas, considero que nuestra generación es la primera que ha podido elegir su manera de vivir. Aunque entre las jóvenes se están dando muchas situaciones de dependencia emocional, sobre todo debido a la utilización de las redes sociales.

Paloma Las nuevas generaciones se plantean las relaciones de forma muy distinta. Ahora todos manejan aplicaciones que les facilitan el contacto íntimo con otros. Y eso hace que los más jóvenes huyan de las parejas formales, esas que nosotras presentábamos a los padres.

Blanca Nuestra generación lo pasó mucho peor, sufrimos más por amor. Ahora las chavalas distinguen muy bien con quién desean comprometerse y con qué chico divertirse. ¿A la hora de decidir quedarse sin pareja pesan mucho las experiencias amorosas negativas vividas con anterioridad? Paloma Por supuesto, pero para eso está el proceso de duelo cuando una relación termina. El amor es un sentimiento maravilloso y, si le quitas la última parte, la del desengaño, ¿por qué te vas a quedar con una mala sensación? Me parece espantoso hablar de fracaso tras finalizar una historia, lo mismo que me horroriza aquello de rehacer tu vida cuando se encuentra otro compañero; la existencia continúa aunque no tengas pareja.

Blanca Si nos educaran para vivir en pareja y, sobre todo, para acabar una relación con respeto no ocurriría esto, no se tomaría la decisión de vivir en soledad por temor a emparejarse.

Paloma Hay que tener muy claro que un hombre no puede llenar todos los aspectos de tu vida, no puede ser amigo, amante, asesor profesional…

Blanca De todas formas, y para poner un colofón a esta charla, yo, que soy una romántica empedernida, mantengo que el estado ideal de una persona es vivir en pareja.

Paloma Pues yo creo que hay que saber estar sola, mirarse por dentro y hacer crecer tu individualidad. Existen otros anclajes importantes en la vida, como los amigos, el trabajo, la familia. Me gustaría educar a mi hija comprometida con lo que quiere, pero con independencia. En los próximos años la decisión más importante que tendrán que tomar las chicas es si desean tener hijos o no; el asunto de la pareja pasará a un segundo lugar.

   

log in

reset password

Back to
log in